Archivos Mensuales: julio 2012

ESTADO PLANETOFISICO DE LA TIERRA Y LA VIDA II

TRANSFORMACIÓN DEL SISTEMA SOLAR
Enumeraremos los recientes eventos de gran escala en el Sistema Solar para entender totalmente, y comprender, las transformaciones Planeto-Físicas que tienen lugar. Este desarrollo de eventos, como se ha puesto claro en los últimos años, está siendo causado por una no-uniformidad material y enérgica en el espacio interestelar anisotrópico [2,3,4]. En su viaje a través del espacio interestelar, la Heliosfera viaja en dirección al Ápice Solar en La Constelación de Hércules. En su camino se ha encontrado (1960’s) con zonas no homogéneas de materia y energía conteniendo iones de Hidrógeno, Helio, e Hydroxilo además de otros elementos y combinaciones. Este tipo de espacio interestelar de plasma disperso se presenta por bandas de estructuras magnetizadas y estriaciones. La transición de la Heliosfera [el sistema solar] a través de esta estructura ha llevado a un aumento de la onda de choque delante del sistema solar de 3 a 4 AU, a 40 AU, o más. Esta densificada onda de choque ha causado la formación de un plasma colusorio en una capa parietal, que ha llevado a un sobregiro del plasma alrededor del Sistema Solar, y luego a su irrupción en los dominios interplanetarios [5,6]. Esta irrupción constituye un tipo de donación de materia y de energía hecho por el espacio interplanetario a nuestro Sistema Solar.

En respuesta a esta “donación de energía/materia”, hemos observado un gran número de eventos a gran escala:
Una serie de grandes transformaciones PlanetoFísicas.
Un cambio en la calidad del espacio interplanetario, en la dirección de un aumento de sus propiedades de transmisión interplanetarias, y solar-planetarias.
La aparición de nuevos estados, y regímenes de actividad, del Sol.

1.1 Una Serie de Grandes Transformaciones Planeto-físicas.
Los procesos siguientes están teniendo lugar en los planetas distantes de nuestro sistema solar. Pero ellos están, esencialmente hablando, manejando operacionalmente el Sistema completo. Aquí están algunos ejemplos de estos eventos:

1.1.1 Un crecimiento de las manchas oscuras en Plutón [7].

1.1.2 Informes de auroras en Saturno [8].

1.1.3 Informes de cambios polares en Urano y Neptuno (Ellos son planetas magnéticamente conjugados), y el abrupto crecimiento en gran escala de la intensidad de la magnetosfera de Urano.

1.1.4 Un cambio en la intensidad luminosa y dinámicas manchas de luz en Neptuno [9,10].

1.1.5 El doblamiento de la intensidad del campo magnético en Júpiter (basado en datos de 1992), y una serie de nuevos estados y procesos observados en éste planeta como consecuencia de una serie de explosiones en Julio de 1994 [causado por el “Cometa” SL-9]. Es decir, una liberación de una cola plasmoide que excitó la magnetosfera Joviana, induciendo así la generación excesiva de plasma, y su descarga de la misma manera como los agujeros de la corona Solar inducen la aparición de un cinturón de radiación brillante de una banda en decímetros (13.2 y 36 cm), y la aparición de grandes anomalías aurorales y un cambio del sistema de corrientes de Io de Júpiter.

Un arroyo de hidrógeno ionizado, oxígeno, nitrógeno, etc., está dirigiéndose a Júpiter desde las áreas volcánicas de Io a través de un tubo fundente de un millón de amperios . Afectando el carácter del proceso magnético de Júpiter e intensificándo su génesis de plasma. {Z.I.Vselennaya “La Tierra y el Universo” N3, 1997 plo-9 por datos de NASA}

1.1.6 Una serie de transformaciones de la atmósfera marciana que aumentan la calidad de su biosfera. particularmente, un crecimiento nublado en el área del ecuador y un inusual crecimiento en la concentración de ozono [16].
Nota de Actualización: En Septiembre de 1997 el Satélite Surveyor de Marte, encontró un aumento en la densidad atmosférica del doble de lo proyectado por la NASA al entrar en la órbita de Marte. Esta densidad mayor flectó uno de los brazos de la matriz solar, más allá del límite. Esta combinación de eventos ha demorado el comienzo de la misión fotográfica fijada, por un año.

1.1.7 Una primera fase en la generación de atmósfera en la Luna, donde se detecta un creciente aumento del Natrio atmosférico se descubre que alcanza 9,000 km en altura. [17].

1.1.8 Significativos cambios físicos, químicos y ópticos se observaron en Venus; una inversión de las manchas oscuras y ligeras descubiertas la primera vez, y una disminución aguda de gases conteniendo azufre en su atmósfera [16].

1. 2 Un Cambio en la Calidad del Espacio Interplanetario Hacia un Aumento en Sus Propiedades de Transmisión, interplanetarias y Solar-planetarias. Cuando hablamos de nuevas cualidades enérgicas y materiales del espacio interplanetario, debemos primero señalar el aumento en la carga energética de los dominios interplanetarios, y el nivel de saturación material. Este cambio del típico, escaso estado del espacio interplanetario tiene dos causas principales:

1.2.1 El suministro/ flujo entrante, de materia del espacio interestelar. (Material radiactivo, elementos ionizados, y combinaciones.) [19,20,21].

1.2.2 El efecto posterior de la actividad del Ciclo Solar de 22, especialmente como resultado de la rápida eyección de masa coronal, [CME] de plasmas solares magnetizados. [22].
Es natural tanto para la materia interestelar y la masa “ intra-heliosférica la redistribución
Para crear nuevas unidades estructurales y procesos en los dominios interplanetarios. Ellos son principalmente observados en la formación estructurada de sistemas extendidos de nubes de plasma magnéticas [23], y una frecuencia aumentada en la generación de ondas de choque; y sus efectos resultantes [24].
Ya existe un informe de dos nuevas poblaciones de partículas cósmicas que no se esperaban encontrar en los Cinturones de Radiación Van Allen [25]; particularmente una inyección del haz electrónico denso superior a 50 MeV en la magnetosfera interna durante tiempos de abruptas tormentas magnéticas [CME], y la emergencia de un nuevo cinturón consistente en elementos iónicos que tradicionalmente se encuentran en la composición de las estrellas. Esta recientemente cambiada cualidad del espacio interplanetario, no sólo realiza la función de un mecanismo de transmisión de interacción planetario, sino que, (y esto es lo más importante) ejerce acciones de estimulación y programación sobre la actividad Solar tanto en su fase máxima como mínima. La efectividad sísmica del viento solar también está observándose [26,27].

1.3 la Aparición de Nuevos Estados y Regímenes de Actividad del Sol.
Hasta donde concierne al estado físico–estelar del Sol, nosotros debemos notar primero el hecho que modificaciones significativas han ocurrido en el modelo ambiental existente del objeto central de nuestro sistema solar. Esta conclusión viene de las observaciones y reportes de formas raras, poderes enérgicos, y actividades en las funciones del Sol [20,21], así como las modificaciones en sus propiedades fundamentales básicas [28]. Desde el fin del Maunder mínimo, un crecimiento progresivo de la actividad general del Sol se ha observado. Este crecimiento se reveló primero definitivamente en el 22° ciclo; que propuso un problema real para los heliofísicos que estaba intentando revisar sus pautas explicativas principales:

1.3.1 acerca de la velocidad de alcanzar maximums de super -llamarada.

1.3.2 acerca del poder de emisión de las llamaradas separadas.

1.3.3 acerca de la energía de los rayos cósmicos solares, etc.

Es más, la nave espacial Ulysses, en su travesía por las altas latitudes heliosféricas grabó la ausencia del dipolo magnético, lo cual drásticamente cambió al modelo general de heliomagnetismo, posteriórmente complicó las presentaciones analíticasmagnetologistas. El rol más importante de los agujeros de la corona heliosférica se ha aclarado ahora; para regular la saturación magnética del espacio interplanetario. [28,30]. Adicionalmente, ellos generan todo tipo de grandes tormentas geomagnéticas, y las eyecciones con un campo magnético en dirección sur, son geo-eficaces [22]. También existen pruebas que favorecen el efecto de los vientos solares sobre la zona de circulación Terrestre, y la dinámica litosférica. [31].
El 23° ciclo fue comenzado por una serie corta de manchas solares en Agosto de 1995 [32] Lo cual nos permitió predecir el maximum de actividad solar en 1999. Lo que también es notable, es que una serie de señales luminosas clase C, han pasado ya en Julio de 1996. La especificidad y energía de este ciclo se discutió al final de los 1980’s. [23]. La frecuencia aumentada de flujo de señales luminosas de Rayos X que ocurrieron en el mismo principio de este ciclo proporcionaron evidencia de los eventos de gran escala por venir; especialmente respecto a un aumento en la frecuencia de super-llamaradas. La situación se ha vuelto extremadamente seria debido al crecimiento en las características de transmisión del ambiente interplanetario [2 3, 24] y el crecimiento de la función Heliosférica del Sistema de Júpiter; con la posibilidad de que Júpiter sea envuelto por una plasmosfera que se extiende encima de la órbita de Io [13].

En conjunto, todos los reportes y observaciones facilitadas, dan evidencia de un crecimiento en la velocidad, calidad, cantidad, y poder enérgico de los procesos Heliosféricos de nuestro sistema solar.

Nota de actualización 1/8/98: El inesperado alto nivel de actividad Solar en la última mitad de 1997, continúa en el presente tiempo, proporcionando una fuerte prueba a la declaración anterior. Había tres niveles de Rayos”X” que llegan a 9 eventos de Flujo de Rayos en 1997 donde uno fue previsto; un aumento del 300% . El más dramático de éstos, un X-9.1 eyección de masa coronaria el 6 de noviembre, 1997, produjo un evento del protón aquí en la Tierra de aproximadamente 72 horas de duración. El carácter, escala, y la magnitud de actividad del Sol actual ha aumentado al punto que una estación satelital Solar de información oficial del gobierno, recientemente empezó su informe diario diciendo, “Más o menos todo voló en pedazos en el Sol hoy día, Ene. 3,1998.”

Anuncios

ESTADO PLANETOFISICO DE LA TIERRA Y LA VIDA

Las alteraciones Planeto-físicas actuales de la Tierra están llegando a ser irreversibles, existe evidencia de que estas transformaciones son causadas por materia altamente cargada y una no-uniformidad enérgica en el anisotrópico espacio interestelar, el que ha irrumpido en el área interplanetaria de nuestro sistema solar. Esta “donación” de energía está produciendo procesos híbridos y estados de energía excitada en todos los planetas, así como en el Sol. Sus efectos aquí en la

Tierra serán encontrados en la aceleración del cambio del polo magnético, en la distribución vertical y horizontal, del volumen de ozono, y en el aumento en frecuencia y magnitud de significativos eventos climáticos catastróficos. Está creciendo la probabilidad de que nos estamos moviendo a un rápido periodo de inestabilidad térmica similar al que tuvo lugar hace 10,000 años. Las respuestas adaptativas de la biosfera, y la humanidad, a estas nuevas condiciones puede llevar a una revisión global total del rango de las especies y la vida en la Tierra. Es sólo a través de una profunda comprensión de los cambios fundamentales que tienen lugar en el ambiente natural que nos rodea, que políticos como ciudadanos, serán capaces de lograr un equilibrio con el renovador flujo de los procesos y estados Planeto-físicos.

INTRODUCCIÓN
Actualmente, en proceso, las alteraciones geológicas, geofísicas, y climáticas de la Tierra están volviéndose más, y más, irreversibles. En la actualidad investigadores están revelando algunas de las causas que están llevando a una reorganización general de la electro-magnetosfera (el esqueleto electromagnético) de nuestro planeta, y de su maquinaria climática. Un número mayor de especialistas en climatología, geofísica, planetofisica, y heliofísica están tendiendo hacia una versión de sucesión causativa cósmica para lo que está pasando. De hecho, los eventos de la última década dieron fuerte evidencia de transformaciones heliosféricas y planetofísicas inusualmente significativas [1,2]. Dada la calidad, cantidad, y escala de estas transformaciones nosotros podemos decir que: Los procesos climáticos biosféricos aquí en la Tierra (a través de un sistema de retroalimentación estrechamente conectado) son directamente impactados por, y unidos a, los procesos de transformación global general, que tienen lugar en nuestro Sistema Solar. Debemos empezar a organizar nuestra atención y pensar en entender que los cambios climáticos en la Tierra son sólo una parte, o eslabón, en la cadena entera de eventos que tienen lugar en nuestra Heliosfera.

Estos profundos procesos físicos, estas nuevas cualidades de nuestro ambiente físico y geológico, impondrán desafíos adaptativos especiales y requisitos para todas las formas de vida sobre la Tierra. Considerado los problemas de adaptación que nuestra biosfera tendrá con estas nuevas
condiciones físicas en la Tierra, nosotros necesitamos distinguir la tendencia general y la naturaleza de los cambios. Como mostraremos; estas tendencias pueden orientarse en la dirección de un crecimiento en la capacidad de la energía planetaria (capacitación), que está llevando a un estado altamente excitado o estado “cargado” de algunos sistemas de la Tierra. La mayoría de las intensas transformaciones están tomando lugar en el ambiente del gas-plasma planetarios para el que las posibilidades productivas de nuestra biosfera se acabaron. Actualmente este nuevo escenario de exceso de energía formada que corre- fuera y observada:
En la Ionósfera por generación de plasma.
En la Magnetósfera por tormentas magnéticas.
En la Atmósfera por ciclones.
Estos fenómenos de alta- energía atmosféricos, que eran raros en el pasado, están volviéndose ahora más frecuentes, intensos, y variables en su naturaleza. La composición material de la envoltura del gas-plasma también está transformándose.

Es bastante natural para la biota entera de la Tierra estar sujeta a estas cambiantes condiciones del campo electromagnético, y a las alteraciones profundas y significativas de la maquinaria climática de la Tierra. Estos procesos fundamentales de cambio crean una demanda dentro de todos los organismos de vida terrestre por nuevas formas de adaptación. El desarrollo natural de estas nuevas formas puede llevar a una revisión global total del rango de especies y vida, sobre la Tierra. Nuevas cualidades más profundas de la vida en sí, pueden venir, brindando al nuevo estado físico de la Tierra, un equilibrio con las nuevas posibilidades organísmicas de desarrollo, reproducción, y perfección.
En este sentido es evidente que nos enfrentamos con un problema de adaptación de la humanidad a este nuevo estado de la Tierra; las nuevas condiciones en la Tierra cuyas cualidades biosféricas están variando, y siendo no-uniformemente distribuídas. Por consiguiente el periodo actual de la transformación es transitorio, y la transición de los representantes de la vida en el futuro puede tener lugar solo después de una evaluación profunda de lo que significará complementarse con estas nuevas condiciones biosféricas de y de la Tierra. Cada representante viviente en la Tierra obtendrá un completo “examen,” o “inspección de control de calidad”, para determinar su habilidad de cumplir con estas nuevas condiciones

Estos desafíos evolutivos requieren siempre esfuerzo, o paciencia, sea en los organismos individuales, especies, o comunidades. Por consiguiente, no es sólo el clima que está llegando a ser nuevo, sino nosotros como seres humanos estamos experimentando un cambio global en los procesos vitales de los organismos vivientes, o de la vida en sí misma; qué es todavía otro eslabón en el proceso total. Nosotros no podemos tratar tales cosas separadamente, o individualmente.